Cambiar de idea

“Solo de forma lenta y progresiva, los cambios pueden realmente adquirir el estatus de permanentes

La historia de la arquitectura está marcada inevitablemente por etapas o conjuntos de años que comparten características comunes en cuanto a formas, conceptos, ideas o tecnología constructiva. Sin embargo, estas etapas pueden llegar a ser bastante difusas, a veces no está muy claro cuando acaba el Renacimiento y cuando empieza el Barroco. Necesitamos marcar algunas obras o hitos para intentar organizar en cierta forma el pasado, singularizando aquellos proyectos que reúnan todos los conceptos de su tiempo.

Podríamos decir que el siglo XXI comenzó con la caída de las torres gemelas, que la Edad Moderna con el descubrimiento de América y que el Movimiento Moderno con la Villa Saboya. Todos ellos tienen en común un cambio de paradigma que rompe con la antigüedad pero simplemente son un reflejo de una serie de cambios que se fueron anunciando a bombo y platillo los años precursores.

Solo de una forma lenta y progresiva, los cambios pueden realmente adquirir el estatus de permanentes. Las ideas arquitectónicas necesitan ser maduradas con el tiempo, ser probadas en la vida humana, ir puliendo y adaptándose a la realidad de su época para llegar a ser un cambio real. Si no, corren el riesgo de quedarse en una mera anécdota, como podrían ser la singular casa neoplasticista de Rietveld y Schröder o el urbanismo en Chandigarh de Le Corbusier.

El ser humano avanza, evoluciona, cambia de idea, se adapta a los problemas de su tiempo. Analiza el pasado para plantear las soluciones del futuro. Se arrepiente, se ilusiona e incluso desafía a sus iguales. Es en la valentía del carácter donde reside la posibilidad de aportar algo a la cultura común de su sociedad. Luego simplemente se trata de buscar un ejemplo representativo para ponerle nombre al movimiento.

Al reducirlo de escala, nuestra propia vida también está marcada por hitos y etapas, normalmente asociadas a la edad, el trabajo, el amor o simplemente al corte de pelo. Por ejemplo, cuando la youtuber y arquitecta “Ter” decidió quitarse la peluca azul y empezar una nueva etapa con su castaño y natural corte de pelo, tuvo que ser una decisión importante para ella e indudablemente acarrea ciertos cambios profundos en su vida. Aunque simplemente se materializasen en un cambio estético de apenas 2 minutos, es una forma de identificar un punto de inflexión en su carrera, fijando fecha y hora a un proceso que en realidad es tan flexible como nuestra canción favorita.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *