El secreto de la pirámide

“Una nueva excusa para atizarse y una nueva mina para los medios que viven del maná del enfrentamiento

Estos días ha estado en boca de muchos copando las redes sociales un asunto que bien sea por su faceta cultural y escenográfica, bien por su carácter de instalación arquitectónica, tiene cabida en esta sección.

Y como es ya costumbre, la polémica que tiene encendida a la comunidad de tuiteros de trinchera trasciende el hecho en si mismo para simplemente avivar las llamas de la hoguera de la trifulca de la polarización política.

Resumiendo y simplificando; según se puede leer en los titulares, el músico y productor Nacho Cano va a edificar una pirámide Azteca en un solar público del barrio de Hortaleza de Madrid. Según sea el corte o pelaje del medio en cuestión, se dan o no detalles acerca de si se trata de una cesión de uso temporal; de si conlleva un canon económico dicha cesión, de si el promotor es amiguete de Ayuso, o si el “mamotreto de cartón piedra” será una horterada, si por el contrario será un revulsivo cultural y generador de empleo, será desmontado al final del periodo de cuatro años de concesión, o de si el proyecto se desarrolla en un suelo semiabandonado para el que solo son compatibles este tipo de intervenciones.

Al final se trata de eso. Ni más ni menos. Una nueva excusa para atizarse y una nueva mina para los medios que viven del maná del enfrentamiento de plano bajo que tanto rédito genera en un sistema que se sostiene en los pilares de las redes sociales y el consumismo.

No me veo capaz de pronunciarme al respecto de su calidad urbana, pues del susodicho proyecto solo ha trascendido un fotomontaje con muy mala leche de lo que parece ser una pirámide Azteca sobre el fondo de las torres de Chamartín. Vaya usted a saber que habrá de cierto en ello, pero vamos, que si semejante horterada la firmase “La fura del Baus”, estaríamos hablando de “Kultura” y vanguardia de primer nivel.

Al parecer, se trata de un proyecto de iniciativa privada sin inversión de dinero público. Los que se rasgan ahora las vestiduras debían de estar de vacaciones cuando se gestó el faraónico proyecto de “La ciudad del circo” de Alcorcón, en donde se enterraron para mayor gloria de su alcalde más de 120 millones de euros de dinero público… Suerte que en el 2008 Twitter estaba en pañales.

Veremos en qué acaba quedando todo esto, pero quiero recordar que hace unos 130 años un loco plantó una horterada temporal con la promesa de desarmarla pasados unos años de concesión para amortizar la inversión… el año pasado subí hasta su cúspide para hacer unas fotos de Paris.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *